fbpx El principal mercado emisor del mundo tardará en reaparecer

El principal mercado emisor del mundo tardará en reaparecer

05 de Diciembre de 2021 11:53pm
Redacción Caribbean News Digital
turistas chinos

Redacción Caribbean News Digital

En la isla de Jeju, en Corea del Sur, los mercados se han quedado a oscuras. En Bangkok, los vendedores ambulantes, aburridos, esperan a unos clientes que nunca llegan. En Bali, los guías turísticos han sido despedidos. En París y Roma, las largas colas de gente con palos de selfie y sombreros para el sol, son ya un recuerdo lejano.

Se suponía que este sería el año en que volverían los viajes. En Europa y Asia, muchos países reabrieron sus aeropuertos y dieron la bienvenida a los turistas. Pero se enfrentan a una nueva realidad: variantes como Omicron están provocando el pánico en todo el mundo, lo que ha llevado a los gobiernos a cerrar de nuevo las fronteras, y sus mayores gastadores -los turistas chinos- no van a volver pronto.

Como parte de su esfuerzo por mantener un enfoque cero de Covid-19, China ha anunciado que los vuelos internacionales se mantendrían en un 2,2% de los niveles anteriores a la Covid-19 durante el invierno. Desde agosto, ha dejado de emitir casi por completo nuevos pasaportes, y ha impuesto una cuarentena de 14 días para todas las llegadas. El regreso a China también requiere montañas de papeleo y múltiples pruebas de Covid-19. Muchas personas han decidido quedarse allí.

turistas chinos

 

Ningún país ha sido más crucial para el turismo mundial en la última década que China. Los turistas chinos gastaron aproximadamente 260.000 millones de dólares en 2019, superando a todas las demás nacionalidades. Su ausencia prolongada significaría que es poco probable que los ingresos por viajes vuelvan a los niveles pre pandémicos pronto. Los analistas dicen que podrían pasar hasta dos años antes de que China se reabra por completo.

El reciente descubrimiento de Omicron ha llevado a los países a reimponer restricciones a los viajes o a prohibirlos por completo. Es otro golpe para una industria que, aunque todavía se tambalea por la falta de turistas chinos, estaba empezando a recuperarse.

En Vietnam, la pandemia ha provocado que más del 95% de los negocios turísticos cierren o suspendan sus operaciones, según el gobierno. Antes de la pandemia, los visitantes chinos acudían en masa a las ciudades costeras de Da Nang y Nha Trang, y representaban alrededor del 32% de los turistas extranjeros que llegaban al país.

Para los lugares que atendían a los turistas chinos que viajaban en paquetes de grupo, la pérdida ha sido especialmente dura. En la isla de Jeju, popular entre los visitantes chinos porque podían entrar sin visado, el número de turistas que llegaron desde China cayó más del 90 por ciento, hasta 103.000 en 2020, desde más de un millón en 2019. De enero a septiembre de este año, esa cifra fue de solo unos 5.000.

Los visitantes chinos son menos habituales en Europa, pero habían surgido como un mercado cada vez más importante en los últimos años. En el Museo Sherlock Holmes de Londres, por ejemplo, unas 1.000 personas lo visitaban al día en su momento álgido, y al menos la mitad eran de China, dijo Paul Leharne, supervisor del museo.

Desde su reapertura, el 17 de mayo, el museo sólo ha atraído a un 10 por ciento de su número habitual. Este año ha abierto una tienda en línea para vender productos y recuerdos, de los cuales un tercio se envía a China, dijo.

turistas chinos

 

"Sentimos mucho su ausencia", dijo Alfonsina Russo, directora del Coliseo de Roma, refiriéndose a los turistas chinos. Los turistas asiáticos, "especialmente de China", representaron alrededor del 40% de los visitantes internacionales del Coliseo en 2019, según la Sra. Russo. Ese año, el recinto había ajustado sus paneles y guías para incluir el idioma chino, junto con el inglés y el italiano.

El número de turistas internacionales que llegan a Italia sigue siendo un 55 por ciento menos, en comparación con una caída en toda Europa del 48 por ciento, según las estadísticas publicadas en junio por ENIT, la agencia nacional de turismo. En 2019, dos millones de turistas chinos visitaron Italia.

Su desaparición ha supuesto "un golpe devastador" para algunas empresas que habían invertido en este grupo en particular, dijo Fausto Palombelli, jefe de la sección de turismo de Unindustria, una asociación empresarial de la región del Lacio, que incluye a Roma.

En Francia, sabiendo que pueden pasar meses -posiblemente años- antes de que vuelvan los turistas chinos, algunos intentan mantener la conexión con los clientes potenciales. En París, las largas colas de turistas chinos que serpentean alrededor de las boutiques de los Campos Elíseos solían ser una imagen habitual. "Antes de la pandemia, teníamos cuatro vendedores que hablaban chino", dijo Khaled Yesli, de 28 años, gerente de una boutique de lujo en los Campos Elíseos. "Sólo nos queda uno, y no tenemos intención de contratar a ninguno más".

El Sr. Yesli dijo que el producto más vendido de la tienda era antes una caja metálica roja y dorada que contenía macarons y cremas de manos, diseñada a propósito para los turistas chinos. Pero con las ventas deslucidas por la pandemia, esas cajas están ahora en el estante inferior.

Etiquetas
Back to top